KonMari – Usa El Método De Marie Kondo Para Ordenar Tu Ropa, Casa, Cocina, Carro, Y Oficina

El método de organización KonMari está revolucionando la industria de la organización y limpieza.

La pregunta es ¿De verdad funciona o estás perdiendo tu tiempo? Tratamos las técnicas que Marie Kondo lista es su libro “La Magia Del Orden” y de verdad que si funciona siempre y cuando sigas los siguientes pasos:

Antes de empezar a organizar tu hogar, oficina, o habitación debes de fijarte una meta.  La meta debe de tener un día de expiración.  No te servirá de nada empezar algo que no piensas terminar.  Adicionalmente, asegúrate que las personas con las que vives, o las que visitan tu oficina, sepan que estas en un proceso de organización.  Lo que hemos notado es que si las personas a tu alrededor no saben o no les importa que quieras organizarte tus planes nunca serán fructíferos.

El segundo paso es tener una idea antes de empezar de como quieras que se vea el área que piensas organizar.  Si no tienes una idea del producto final no sabrás cuando ya terminaste tu labor.  Tercero, haz un plan tentativo de como piensas mantener tu lugar ordenado.  De nada servirá organizar tu lugar para luego volver al mismo nivel de desorganización.

Método De Limpieza Y Organización KonMarie

  • Saca Todo Lo Que Tienes. Empieza por tus ropas.  La limpieza de tu ropero puede cambiar tu vida.  Te sentirás mejor cuando usas ropas que amas y con las cuales te sientas bien.

Saca todo lo que tienes para que veas la cantidad de ropa que tienes.  Coloca toda la ropa en tu cama o en el lugar donde quepan todas.  Busca en el resto de tu hogar por cualquier ropa que tengas guardada en otro lugar.  Debes de asegurarte de colocar todas tus ropas en un solo lugar cuando decidas organizarla.

Este es el momento crucial.  Revisa cada pieza.  Asegúrate de que cada pieza esté en buen estado.  No te olvides de chequear el material del que está hecho esta pieza.  Quizá ese material te da alergias o te hace sentir calor.  Si ya no piensas usar ropas de este material es mejor que la pongas a un lado ya sea para regalarla o para venderla.

Luego que tengas todas las ropas que están en buena condición, empieza a medírtelas.  Se sincera contigo misma.  ¿De verdad piensas usar esta pieza otra vez? ¿De verdad vas a perder 10 libras para usar ese pantalón? Ya ese pantalón lleva 15 años en tu closet esperando que pierdas libras.  Se sincera contigo misma.  Si de verdad no piensas perder esas libras o si ya esa moda no te gusta, échalo a un lado. Fuente: https://www.elmueble.com

Una vez tengas solo las ropas que te gustan, que te sirvan, y con las que te sientas bien, entonces estarás lista para organizarlas.   El resto de las ropas que ya no te sirven, no te gustan, están dañadas, o te dan alergias debes de prepararte mentalmente para decirles adiós.  Primero, una por una, tócala y agradécele.  Luego, colócala en una funda o caja y dónala.  Existen muchas organizaciones que revenden estas ropas usadas para ayudar a las personas necesitadas.  Entre estas organizaciones se encuentran el Salvation Army y el Goodwill.

  • Ordena por categoría para tomar conciencia. Grupa toda tu ropa por categoría. Una buena idea es ordenar junto los abrigos, ropa interior, ropa de deporte, prendas verano e invierno, zapatos, etc.  Una vez lo agrupes, colócalos en cajones, cajas o estancias.  De lo contrario, jamás serás consciente de la cantidad de cosas que tienes.  La idea, es que tomes consciencia de todo lo que tienes.  Este es otro paso que te va a ayudar a decidir qué se queda y qué más se va.
  • Un lugar para cada cosa. El caos y el desorden se crea cuando tienes mucha cantidad de una misma cosa.  También se produce cuando no tienes un lugar concreto para cada una de ellas.  Como consecuencia, las vas dejando por cualquier rincón de casa.
  • Quédate solo con lo que te haga feliz. Este paso es muy importante.  Lo importante es vivir cada día rodeada de las cosas que de verdad te gustan.  De vivir rodeada de las cosas que te hagan feliz.

Cuando terminas de ordenar todos los espacios físicos, de repente, te das cuenta de que también has ordenado ciertas cosas en tu cabeza. La fórmula es:

Orden físico + orden mental= equilibrio

Comments

comments