Equilibra Trabajar Desde Casa Sin Que Sufra Tu Relación

Uno de nuestros sueños es poder trabajar desde casa.

Pensamos que al trabajar desde nuestras casas podemos levantarnos a cualquier hora, usar piyamas todo el día, ser productivos, y estar con nuestras familias.  Pues, no te sorprendas si es todo lo contrario una vez empieces a trabajar en tu casa.

Una de las primeras cosas que nos afecta al trabajar desde casa es la soledad.  Si vives sola (o solo) tu interacción física con otras personas esta limitada.  Si vives con tu familia pues no puedes interactuar con ellas mientras estas trabajando.  Adicionalmente, no hay un final real para tu día de trabajo.

Equilibra Trabajar Desde Casa Sin Que Sufra Tu Relación

Impón cierto orden.  Asegúrate de no distraerte con tus cuentas personales de redes sociales (tales como Facebook, Twitter, u otros).  Recuerda estás trabajando y quieres ser productiva durante estas horas.

Crea una estructura de trabajo.  Asegúrate de que esa estructura no sea muy estricta.  Ten en cuenta de que te tomará un poco de tiempo encontrar el ritmo de trabajo que te ayude a ser más productiva.  No sientas que tienes que limitarte a un lugar en tu casa para trabajar.  Pero, es aconsejable de que tengas por lo menos un lugar designado para trabajos.  Asegura que el lugar en el que escojas trabajar coincida con el tipo de trabajo que haces.  Puedes seleccionar un lugar para hacer llamadas y otro para trabajar desde la computadora.  No tienes por qué hacer todos los quehaceres de tu trabajo desde el mismo lugar.

Adicionalmente, asegúrate de designar algunos lugares como zonas libres de trabajo.  Un buen ejemplo seria tu habitación.  Trata todo lo posible de no trabajar desde tu cama.  Resulta difícil relajarse por la noche cuando tu habitación está asociada con tu trabajo.

Tómate un descanso.  Toma tus 15 minutos de descanso tal como lo harías en tu lugar de trabajo.  Si es necesario, fija tu alarma para que suene cada 45 minutos o cada hora.  Esto te recordará de tomar un descanso breve, ya sea ir al baño o estirarte.

Aprende a utilizar tu tiempo.  Ahora tienes tiempo extra en tus manos ya que no vas a manejar desde tu casa al trabajo.  Esto no significa que te vas a levantar cinco minutos antes de tu jornada.  Continua la rutina de levantarte a la misma hora que si tuvieses que manejar a tu trabajo.  Usa ese tiempo para bañarte, comer un buen desayuno, arreglar tu cama, y prepararte mentalmente para un día nuevo de trabajo.  No limpies tu casa si tu rutina anterior no era limpiar tu casa antes de ir al trabajo ya que esto te robará energía.  Tampoco empieces tu día de trabajo antes de lo indicado.  Fuente:  https://cnnespanol.cnn.com/

Pon límites muy claros con tu empleador, colegas, y familia.  No debes de trabajar más horas o menos horas porque estás trabajando desde casa, a menos que esté especificado en tu contrato de trabajo.  Se clara con tu jefe, compañeros de trabajo, y familia sobre tu horario y síguelo.  Cuando termines tu día de trabajo, guarda tu equipo y cámbiate a tu pijama o ropa cómoda para ayudar a señalar el cambio a tiempo personal.  Asegúrate de que los otros miembros de tu hogar sepan que no puedes brindarles 100% de atención mientras estas trabajando.  Diles que en tus minutos de descanso puedes hablar con ellos.

 

Comments

comments