La Verdad Sobre El Envejecimiento

El envejecimiento es inevitable, pero la mala salud no lo es. El ejercicio regular, alimentos nutritivos, y buenos genes pueden ayudarte a envejecer con gracia y en buen estado de salud. La incorporación de ciertas hierbas y especias en tu rutina diaria, como la cúrcuma, también puede ayudar a anular tendencias genéticas y mejorar tu bienestar general durante toda la vida.

La verdad sobre el Envejecimiento

Aquí te presentamos algunos mitos del envejecimiento:

Hábitos alimenticios. Tal vez uno de los mayores mitos sobre el mantenimiento de la buena salud a través del proceso de envejecimiento es que las necesidades nutricionales permanecen igual. Cada edad tiene diferentes necesidades nutricionales, y los ancianos no son una excepción. Pero incluso si estás sana en la vejez, el envejecimiento en sí generalmente altera el metabolismo y la fisiología. El ácido del estómago por lo general disminuye, lo que afecta en algunas personas la absorción de nutrientes, especialmente la vitamina B12.

Enfermedad constante. A medida que envejecemos, nuestra fisiología cambia y estos cambios pueden conducir a problemas de salud, si no se tratan a tiempo. Pero la vejez no tiene por qué significar sentirte enferma y cansada. Una parte importante de mantenerse hasta bien entrados los años de mayor edad es mantener tu sistema inmunológico en buen funcionamiento. El manejo del estrés, el ejercicio moderado, dejar de fumar, y una dieta vegetariana baja en grasas puede revertir la aterosclerosis coronaria. Menos grasa, muchas frutas, verduras, fibra, vitaminas A, B6, C, E, zinc y selenio, juegan un papel en el apoyo al sistema inmunológico.

Senilidad. La idea de que las personas mayores son incapaces de pensar por sí mismas y olvidan las cosas constantemente son palabras mundanas y una caracterización injusta. En realidad, la senilidad únicamente le da al 5% de los estadounidenses, por lo que las probabilidades están a tu favor. Con un poco de prudencia, una gran cantidad de enfermedades mentales relacionadas con la edad se pueden evitar.

Deficiencia de vitaminas, no la desintegración cerebral, suelen ser responsables de muchos de los síntomas de la senilidad. Científicos descubrieron que los niveles bajos de folato en los ancianos pueden causar falta de memoria e incluso depresión. La falta de vitamina B6, necesaria para la síntesis de neurotransmisores, puede contribuir a la neuropatía periférica, un trastorno del sistema nervioso que causa entumecimiento y hormigueo en las piernas. La vitamina B12 asegura que los nervios estén protegidos con una vaina de mielina, por lo que los trastornos del estado de ánimo pueden ocurrir cuando los niveles están muy por debajo de lo normal.

Lo que inquieta sobre la deficiencia de nutrientes es que a menudo están pasados por alto. De hecho, una persona mayor puede haber carecido de ciertas vitaminas durante años sin presentar signos dramáticos de una deficiencia. ¿Cuántas personas están decayendo lentamente simplemente como resultado de una deficiencia de nutrientes? Además, los síntomas mentales pueden no aparecer de inmediato, e incluso análisis de sangre habituales no siempre son confiables.

Comments

comments