La Cúrcuma Podría Ayudar A Curar La Salmonela Y A Cicatrizar Tus Heridas

Los beneficios de la cúrcuma para tu salud son tan poderosos que no puedes esperar un día más sin consumir este regalo de la naturaleza.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La cúrcuma puede ayudar, mejorar o prevenir varias dolencias.  Esta ha sido utilizada para productos medicinales por más de 4,000 años.  En la medicina tradicional china, los herboristas la usan para tratar el sarampión y cerrar las heridas.

Es un antidepresivo natural.  Sirve para tratar la depresión y los trastornos relacionados a la tristeza o la infelicidad.  Estimula el sistema nervioso (tiene efectos en el sistema inmune y en el estado de ánimo).  Como consecuencia, reduce los niveles de estrés.

Esta es un medicamento natural maravilloso para tratar y prevenir enfermedades cardíacas.  Además, reduce el colesterol malo y los trigliceridos.  Puedes condimentar con cúrcuma para prevenir enfermedades cardiovasculares, tales como infartos.

La cúrcuma es magnífica para proteger al hígado.  Ayuda a eliminar piedras biliares, permite el drenaje del hígado y el vaciado de la vesícula.  Además, permite aumentar las defensas.  Esta es un remedio natural para los problemas respiratorios.  Regula los ciclos menstruales y alivia los síntomas previos al período.

Beneficios de la cúrcuma

Como ves en tu casa y cocina no puede faltar esta maravilla.  Es muy buen remedio casero para la salmonela, por su actividad antifúngica.  Tiene la capacidad de eliminar las baterías gram positivas.  Otro dato importante es que ella sirve para tratar la acidez estomacal y facilita la digestión.  Es muy aconsejada para quienes padecen dispepsia, digestiones lentas, gastritis crónica o inapetencia.

Evita los gases y alivia los cólicos.  Es efectiva para el alivio de los dolores de la artritis.  Además de ser un anti-inflamatorio, actúa aliviando los síntomas y dolencias, sobre todo cuando los calmantes ya no surten efecto.

Úsala con cuidado con quienes acaban de ser operados; quienes padecen reflujo gastroesofágico; con problemas de la vesícula biliar; y mujeres embarazadas o lactando.  La cantidad por administrar es lo que marca la diferencia.

Aunque se considera bastante segura cuando se ve las direcciones, grandes dosis de la cúrcuma puede causar un aumento de la temperatura.  En casos raros puede causar ulceras.  Según la El Centro Médico De La Universidad De Maryland, la cantidad de cúrcuma encontrada en la comida se considera segura.

Esta no es recomendable para las personas con diabetes; los pacientes con gingivitis; las mujeres embarazadas; y las mujeres lactando, deben consultar con su médico antes de agregar este alimento en sus dietas.