Cuidados Del Pie Para Las Personas Que Sufren De Diabetes

Sigue estos cuidados del pie si sufres de diabetes:

Todo el mundo recibe una ampolla o un callo de vez en cuando, pero estas pequeñas molestias son mucho más graves para las personas con diabetes, cuyos pies son particularmente vulnerables a la infección.

La mala circulación sanguínea, lo que es común con la diabetes tipo 2, hace más difícil la curación. Y debido a daños en los nervios, no se puede sentir llagas, ampollas o cortes.

Chequea tus pies todas las noches para comprobar que no tengas llagas, ampollas o cortes. Esto debe convertirse en tu ritual diario. Hay muchas razones por las que una persona con diabetes puede tener dificultad para chequear sus pies a fondo: la obesidad, problemas de espalda y artritis puede reducir la flexibilidad que necesita para inspeccionar los pies de cerca. Visión disminuida hace que la tarea sea más difícil, también. En cualquier caso, consigue la ayuda de tu cónyuge. Es mejor el pequeño inconveniente de pedir ayuda de alguien que enterarse de lesiones en los pies demasiado tarde.

Cuidados del pie para las personas que sufren de diabetes

Mantén un pequeño espejo debajo de la cama.  A la hora de acostarse, utiliza tus dedos para deslizar el espejo de debajo de la cama, examina tus pies en el espejo y luego desliza el espejo de nuevo en su escondite.

Ten tus ojos abiertos para las irritaciones grandes y pequeñas Al realizar un chequeo de pie, chequea por heridas abiertas y cortes. Los signos de infección incluyen enrojecimiento, hinchazón, drenaje, supuración o calor. Llama a tu médico inmediatamente si observas alguno de estos síntomas alrededor de una úlcera, en el sitio de una astilla, o alrededor de las uñas de los pies. Signos de irritación más pequeños también necesitan una atención rápida, incluyendo enrojecimiento, callos o callosidades. Presta especial atención a los dedos de los pies y la punta de su pie cuando hagas tus inspecciones. Ahí es donde se desarrollan la mayoría de las úlceras del pie.  Fuente: https://www.rd.com/

Limpia y trata rasguños y cortes pequeños rápidamente.  Lávate las manos con jabón y agua. A continuación, lava la herida con agua y jabón, enjuaga con más agua, y seca con una toalla limpia o una toalla de papel. Aplica un poco de ungüento antibiótico en un hisopo de algodón y una delgada capa de ungüento sobre la herida. (No apliques la pomada con el dedo.) Cubre la herida con un vendaje adhesivo. Si la herida no se ve mejor en un día, o si ve signos de infección, como hinchazón, enrojecimiento, calor o supuración, llama a tu médico o un especialista en el cuidado del pie inmediatamente.

Hidrátate Cuando te quites las medias en la noche, chequea si diminutos copos blancos de piel están cayendo al suelo. Esas escamas son las células de la piel seca. Si los ves, tu piel está muy seca.

Si la piel no está hidratada podría empezar a agrietarse, dejándola más vulnerables a la infección. Presta especial atención a los talones y las puntas de los pies, donde es más probable la sequedad. Humecta tus pies y luego mételos en calcetines limpios de algodón para sellar la humedad en la piel.

Comments

comments