¿Cómo Puedo Realmente Ayudar A Alguien Cuando Me Pide Ayuda?

Cuando alguien te pida un favor, tu eres la responsable de aceptar o no ayudar.

Recomendamos hagas un análisis de tu situación y de la situación de la otra persona. En la mayoría de los casos solo nos tiramos los problemas de otros arriba.  Al hacer esto no estamos solucionando el problema. Sigue leyendo para enterarte como te puedes salir de arreglarle la vida al otro.  Nota:  El lenguaje que usamos es un poco fuerte, pero lo consideramos necesario.

  • Di, “ok, vamos a ver primero que es lo que TÚ PUEDES HACER.  Luego que agotes todas tus fuerzas y maneras de arreglar tu problema, ven donde mí y te ayudaré a buscar otras formas de cómo arreglar tu problema.
  • Un momento, déjame sacar lápiz y papel (o puedes escribirlo en tu Samsung epen).  Dile “vamos a escribir lo que tú tienes en mente para arreglar tu problema”.

¿Cómo Puedo Realmente Ayudar A Alguien Cuando Me Pide Ayuda?

No te sorprendas si él o ella te dirá las bobadas que tiene en mente.  Tú sabes eso que te dijeron no va a solucionar ese problema. Entonces di, “ok, ¿qué más tienes en mente para solucionar tu problema? Siempre debes de decir TU PROBLEMA”.  Al usar esa frase le dejas saber que eso no es problema tuyo y que (consciente o inconscientemente) no te vas a echar ese problema arriba.

  • Si decides ayudar porque esa persona tiene alguna incapacidad física, solo ayuda si esa tarea le es imposible debido a esa capacidad física especifica.  Lo que muchas veces hacemos es hacerlo todo por ellos.  Esto los convierte en parásitos de la sociedad.  Múltiples estadísticas han demostrado que la mayoría de las personas que tienen ciertas incapacidades físicas prefieren ser tratadas normalmente, sin que les cojamos pena. Si esa persona no puede caminar, pero los brazos les sirven, ¿Por qué tienes que llenarles sus documentos personales? No les estás haciendo un favor, le estas incapacitando totalmente.
  • Luego que termines tu ardua cooperación ve donde la persona que te pidió el favor, o haz que vaya donde ti.  Dile “el caso está resuelto, déjame decirte como lo solucioné para que tengas conocimiento si esto vuelve a pasar”. Debes de DECIRLE LO QUE HICISTE.  Si es posible envíale un email o un texto con los pasos que tomaste. Diles cómo arreglaste el asunto para que él o ella pueda solucionar el mismo caso si vuelve a ocurrir, o un caso similar.

Si no lo haces, volverás al mismo círculo vicioso de hacerlo todo por esa persona. Además, ponte a pensar, él o ella debería de ser quien te preguntara como lo hiciste.  Pero, no lo van a hacer (recuerda que en su mayoría son unos SIN VERGÜENZAS que van a volver a hacer lo mismo). A ellos, consciente o inconscientemente, no les interesa saber cómo arreglar los problemas en los que se meten.  Ellos saben que siempre hay un pendejo o pendeja que se los va a arreglar.

  • Dile, “ok, necesito que estés conmigo cuando esté solucionando TU PROBLEMA.  De esa forma verás que fácil es arreglarlo o cuantas cosas tuve que hacer por ti”.

Original de consejosdetusalud.com

Comments

comments