El Aceite De Orégano Es El Antibiótico Más Poderoso Del Mundo

El aceite de orégano ha sido investigado científicamente y ha resultado ser uno de los más potentes y efectivos antibióticos conocidos por el hombre.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Contiene Vitaminas A, del grupo B, C y E y minerales como el magnesio, zinc, hierro, magnesio, potasio y calcio.  Es natural y seguro. No crea cepas mutantes de las bacterias.  Elimina bacterias de todo tipo usando solo una pequeña cantidad.  Adicionalmente, es efectivo contra los hongos, parásitos y virus.

El aceite orgánico de orégano silvestre puede ser usado interna y externamente.  Los vapores pueden ser inhalados para combatir molestias de pulmón y tos.  El aceite se tiene que mantener alejado de los ojos y membranas mucosas, así como áreas de piel sensible.  Niños menores de 12 años no deben consumirlo internamente.  NO TOMAR DURANTE EL EMBARAZO¡¡¡

Su ingrediente activo es el carvacrol.  Este, cuando analizado en un laboratorio, ha resultado ser uno de los antisépticos más potentes.  Aún en cantidades muy pequeñas, rápidamente elimina una gran variedad de patógenos como bacterias, hongos, parásitos y virus.  Una gran ventaja del aceite de orégano es que dichos patógenos no pueden crear inmunidad como sucede con medicamentos farmacéuticos.  Además, elimina posibles efectos secundarios y la posibilidad de crear mutaciones virulentas en bacterias y hongos.

Aceite de orégano

Ten cuidado con productos de dudosa procedencia, pureza y potencia, ya que aparte de ser inefectivos pueden causar mucho daño.  Debe ser orégano silvestre el cual garantiza estar libre de fertilizantes químicos, pesticidas, herbicidas, y fungicidas que contaminan cosechas convencionales.  Fuente:  https://draxe.com/

El aceite de orégano contiene cuatro grupos principales de químicos que contribuyen a su potente poder curativo.  Fenoles, como carvacrol y thymol, actúan como antisépticos y antioxidantes.  Los terpenos, que son pineno y terpineno, tienen propiedades antisépticas, antivirales, anti inflamatorias y anestésicas.

Linalool y bonreol son 2 cadenas de alcoholes que tienen propiedades antivirales y antisépticas.  Estos son potentes agentes antifungales, dos de ellos que se encuentran en abundancia en el aceite de orégano son acetato linalyn y acetato geranyl.  Aunque la efectividad se debe a un efecto combinado de los diferentes componentes, la efectividad se le atribuye principalmente al carvacrol.  En estudios realizados en la universidad de Georgetown, se concluyó que era más potente y efectivo que la penicilina, estreptomicina e incluso vancomycina (considerado el antibiótico más potente).

El dicho “menos es más” aplica a los usos del aceite de orégano.  Es extremadamente potente y tiene que ser utilizado según las instrucciones, las dosis recomendadas deben ser obedecidas.  Utiliza cantidades mínimas para observar los efectos antes de tomar dosis mayores.  Para ingerir, solo toma aceite de orégano silvestre que haya sido mezclado con aceite de oliva de alta calidad.  El aceite esencial puro es demasiado potente para ingerirse o usarse sobre la piel, para tu seguridad utiliza el que está mezclado con aceite de oliva.

Propiedades del aceite de orégano

  • Elimina muchos tipos de “germenes”
  • Estimulante del sistema inmunológico
  • Enti inflamatorio y analgésico/anestésico (La artritis responde bien a este tratamiento)
  • Fungicida (sirve para tratar la candidiasis: cura los hongos en las uñas elimina el pie de atleta)
  • Antioxidante
  • Se usa como anti parasitario
  • Cura piojos y sarna
  • Antibiótico
  • Alivia la quemaduras, cortadas y raspones
  • Efectivo para mejorar los dolores de dientes y encías
  • Se usa contra la intoxicación
  • Antiviral (excelente protección contra los resfriados, gripe y herpes)
  • Antídoto contra mordeduras venenosas y picaduras de abejas
  • Ayuda a mejorar los dolores musculares y reumatismo

¿Cómo hacer aceite de orégano? Necesitas un frasco de cristal que esté bien limpio, hojas de orégano y alguno de estos aceites: oliva, semillas de uva o de almendras.  Machaca las hojas de orégano en un mortero y ponlas en el frasco de cristal. Cúbrelas con aceite hasta 2 cm por encima.

Guarda el frasco en lugar fresco y seco durante 3 semanas.  Después de ese tiempo cuela y ya puedes utilizarlo.