Tratamiento Casero Para Lidiar Con Tus Encías Inflamadas

Quizá el mal aliento en tu boca se deba a que tus encías están inflamadas o enrojecidas.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

A lo mejor, también te sangran las encías cuando te cepillas o te duelen los dientes cuando masticas.   A veces los dientes están sensibles cuando comes algo caliente y/o frio.  Esto se puede deber a que tus encías están enfermas y tienes que curarlas cuanto antes.

¿Cómo tratar la gingivitis?

Sábila (Aloe vera).  Esta planta contiene propiedades anti-inflamatorias.  Además ayuda a regenerar las células de tu cuerpo consiguiendo, así, acelerar su curación.  Uso: frota el gel en las encías.  Puedes repetirlo varias veces al día, sobre todo, cuando tu boca esté limpia.

Bicarbonato.  Este mantiene el color blanco de los dientes.  Contribuye a eliminar bacterias que se hayan quedado acumuladas por la comida.  Además, este producto también contribuye a eliminar la placa consiguiendo que la inflamación se reduzca y las molestias mengüen.  Uso:  Mezcla un poco de bicarbonato de sodio con agua mineral.  Luego masajea las encías con esta mezcla.  Un truco es echar esta pasta en un cepillo de dientes para lograr colar en toda la boca las propiedades curativas.

Pimienta de cayena.   Está indicado para tratar las afecciones bucales.  La pimienta consigue estimular la circulación de la sangre en las encías.  Esta hace que las encías terminen expulsando las bacterias que difícilmente pueden eliminarse con otros métodos como enjuagues o hilo bucal.  Uso:  Añade un par de gotas del extracto de pimienta en tu cepillo.  Si lo prefieres, basta con que apliques la pimienta de cayena directamente sobre tus encías haciendo movimientos suaves y circulares.

Encías Inflamadas

Una vez que te hayas podido curar la inflamación de las encías, debes tener en cuenta una serie de hábitos que te ayudarán a prevenir la gingivitis y a disfrutar de una salud bucal en óptimas condiciones:

  • Cepilla tus dientes siempre que hayas comido para lograr eliminar residuos y restos de comida que, con el tiempo, crearán bacterias.
  • Usa hilo dentaluna vez al día (sobre todo por la noche) para conseguir eliminar la placa de las encías.
  • Enjuaga tu boca también una vez cada día para llegar a las zonas de tu boca que no consigues alcanzar con el cepillado.
  • Visita a tu dentista de forma regular para que te realice una limpieza bucal que conseguirá eliminar la placa que se haya quedado pegada en tus dientes.  Fuente:  https://www.ada.org/en