Alivia Tu Dolor De Pies De Una Vez Y Por Todas

Admítelo, llevas varios días, meses o años sufriendo de dolor en la planta de los pies o en el talón.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Ya las pastillas para quitar el dolor no funcionan y no sabes que hacer. No debes de seguir preocupándote ya que hicimos nuestra tarea y encontramos las mejores técnicas para mejorar ese dolor de la planta del pie, también conocido como fascitis plantar.

Alivia Tu Dolor De Pies De Una Vez Y Por Todas

Aquí te presentamos algunas técnicas que te ayudaran a aliviar tu dolo de una vez y por todas:

Férula Nocturna. Las férulas nocturnas han demostrado tener éxito en el tratamiento del dolor en el talón.  Estas Férulas ayudan a disminuir o eliminar esos dolores del pie que sientes en las mañanas.

Las inyecciones de cortisona.  Un método popular usado para erradicar algunos de los dolores de que puedes estar sufriendo es inyectando cortisona en tu talón.  Tu médico inyectará la cortisona en el hueso y verás los resultados de inmediato. Los resultados pueden variar, el dolor se irá por unas cuantas semanas o meses.  Fuente:  https://www.aoassn.org/

Fisioterapia.  Esta es otra opción para aquellos que no pueden responder a tratamientos no invasivos en el hogar.  Este tipo de terapia física ayuda a reducir el dolor.  Sus resultados pueden variar así que contacta a tu médico para saber si es adecuado para ti.

Acupuntura Aunque no es uno de los métodos más populares que se utilizan en para erradicar la fascitis plantar, mucha gente tiende a inclinarse hacia la acupuntura y otros tratamientos naturales para la fascitis plantar en busca de apoyo adicional.

Las inyecciones de plasma rico en plaquetas.  Una de las opciones de tratamiento no tan conocidos para el dolor en el talón es someterse a inyecciones de plasma rico en plaquetas.  La idea básica consiste en extraer una muestra de sangre, girar en una centrífuga, recoger el colágeno y luego volver a inyectar en el pie para estimular la curación de la fascia.

Cirugía.  Como último recurso, un pequeño porcentaje de los pacientes optan por la cirugía para tratar de solucionar esta condición.

Normalmente la cirugía se recomienda solo para las personas con fascitis plantar debilitante o crónica ya que la cirugía aún puede no garantizar una solución.  Tu médico te ayudará a determinar si es adecuado para ti.